Free Web Hosting Provider - Web Hosting - E-commerce - High Speed Internet - Free Web Page
Search the Web

Tipos y métodos de costeo

 

Vea mi elección como el mejor sistema de información del momento para controlar los costos que encontré tras mi exhaustiva evaluación.

 

Los costos de una empresa se pueden clasificar en función de diversos criterios.

1. Según su modalidad: Materias primas, otros aprovisionamientos, costos de personal, servicios exteriores, amortizaciones, costos financieros, provisiones, etc.

2. Según se puedan asignar o no de manera objetiva a un producto determinado:

Costo directo: aquél que se puede repartir objetivamente entre los distintos productos, ya que se sabe con total precisión en que medida cada uno de ellos es responsable de haber incurrido en este costo.

Por ejemplo, si una empresa fabrica refrescos y galletas, el costo de las botellas es un costo directo de los refrescos (las galletas no se suelen embotellar).

Si esta empresa tiene una máquina dedicada exclusivamente a empaquetar galletas, el costo de esta máquina (su amortización) es un costo directo imputable a las galletas.

Costo indirecto: aquél que no se puede repartir objetivamente entre los diversos productos, ya que no se conoce en que medida cada uno de ellos es responsable del mismo. Para poder distribuirlo habrá que establecer previamente algún criterio de reparto, más o menos lógico.

Por ejemplo, en la empresa anterior el consumo eléctrico se debe tanto a la fabricación de refrescos como a la de galletas. Para poder distribuir este costo entre dichos productos habrá que establecer algún criterio de reparto (por ejemplo, horas de funcionamiento de cada línea de producción).

El alquiler de la nave industrial (en la que se elaboran ambos productos) también es un costo indirecto. También habrá que establecer algún criterio de reparto (por ejemplo, porcentaje de la superficie de la nave dedicada a cada actividad).

Por cierto, si la empresa utilizara distintas naves para fabricar cada producto, el alquiler de cada una de ellas sería en este caso un costo directo (se asignaría al producto que en ella se fabrique).

La empresa es libre de establecer los criterios de distribución que considere oportuno, con el único requisito de que sean criterios lógicos (guarden relación con la generación del costo que se va a distribuir).

Por ejemplo, en el caso del alquiler de la nave industrial en la que se elaboran ambos productos, parece preferible utilizar como criterio de reparto el porcentaje de superficie dedicada a cada actividad, antes que, por ejemplo, el % que sobre el total de las ventas de la empresa representa cada producto.

La empresa podrá establecer criterios de reparto diferentes para los diversos costos indirectos:

Por ejemplo, el costo del alquiler en función de la superficie ocupada; el costo de electricidad en función del número de horas de funcionamiento de cada línea de producción; el salario de los vendedores en función del volumen de ventas de cada producto o del número de clientes, etc.

Los costos serán directos o indirectos dependiendo del tipo de compañía, de la actividad que realice, de cómo esté organizada. Puede ocurrir que un costo sea directo para una empresa e indirecto para otra, y viceversa:

Ya hemos señalado en el ejemplo anterior que si la empresa utiliza naves industriales diferentes para cada producto, este costo deja de ser indirecto y pasa a ser un costo directo.

También, el que un costo sea directo o indirecto puede depender de los sistemas de medición y control que tenga la empresa:

En la empresa del ejemplo hemos calificado el consumo eléctrico como un costo indirecto. Sin embargo, si cada línea de producción dispusiese de un contador de consumo eléctrico se podría saber con exactitud que parte de este gasto corresponde a la fabricación de refrescos y que parte a la de galletas, en cuyo pasaría a ser un costo directo.

3. Según varíen o no con el nivel de actividad de la empresa:

Costo fijo: aquél que no varía con el nivel de actividad de la empresa.

Por ejemplo el alquiler de la oficina (fabrique la empresa una cantidad u otra, tendrá que pagar el mismo alquiler).

La amortización de la maquinaria será también un costo fijo, ya que no depende del volumen de actividad.

Costo variable: aquél que sí varía con el nivel de actividad.

Por ejemplo, el costo de los envases de vidrio dependerá del volumen de actividad: si la empresa fabrica más refrescos tendrá que comprar más botellas.

También hay costos que tienen una naturaleza mixta: pueden ser semifijos o semivariables.

Costo semifijo: aquél que evoluciona escalonadamente. En principio se comporta como un costo fijo hasta que la actividad alcanza un determinado nivel, momento en el que se produce un incremento brusco del mismo. A partir de ahí se vuelve a comportar como un costo fijo hasta que nuevamente la actividad alcanza otro nivel determinado.

Por ejemplo, una empresa dispone de un solo camión para la distribución de su producción. El costo de este camión (su amortización) se comporta como un costo fijo.

No obstante, si esta empresa crece, llegará un momento en el que un solo camión no le resultará suficiente y tendrá que comprar un segundo camión. En este momento el costo de amortización se duplicará.

Costo semivariable: aquél que tiene una parte fija y otra variable.

Por ejemplo, en la factura del teléfono hay un importe fijo (conexión) y una parte variable (en función del consumo).

4. Según ya se haya incurrido en los mismos o estén todavía pendientes:

Costo potencial: aquél en el que la empresa todavía no ha incurrido, y va a depender de la decisión que tome la empresa.

Costo incurrido: aquél que ya se ha producido.

Por ejemplo:

Una empresa estudia la posibilidad de lanzar una nueva línea de productos y para ello encarga un estudio de mercado. Una vez que tenga este informe tendrá que tomar la decisión de seguir o no adelante. Si decide seguir, tendrá que alquilar una nueva nave industrial para elaborar este producto.

El alquiler de esta nave es un costo potencial: se incurrirá o no en el mismo dependiendo de la decisión que tome la empresa.

El costo del estudio de mercado es un costo ya incurrido (ya se ha producido).

Una vez que haya recibido este informe, si la empresa quiere analizar la rentabilidad que puede obtener de este proyecto, tendrá que comparar los ingresos estimados con los costos potenciales. En este análisis ya no hay que incluir los costos incurridos (estos ya se han producido, con independencia de que el proyecto siga adelante o no).

El mejor software para contabilidad de costos

Que mejor programa para controlar los costos de la empresa que ContaPyme !!! He revisado muchos sistemas de información para las Pymes y el que mejor se adapta a las características de todas las empresas es éste. Por eso le he dado una puntuación de 9.2 sobre 10 evaluando varios aspectos como: facilidad, flexibilidad, estabilidad, compatibilidad, seguridad, características, herramientas, interfaz gráfica, entre otras.

Es por esto que he querido incluir un link a la página oficial del producto, para que ustedes como conocedores e interesados en las mejores herramientas y metodologías de costos, puedan descargar gratuitamente una versión demostrativa de esta excelente aplicación.

Para completar, la misma casa desarrolladora del software ContaPyme, también ofrece una versión para empresas agrícolas contando con las mismas características de la versión para Pymes y adicionalmente con las herramientas para el agro. Este es llamado AgroWin. Más información en el sitio web del producto.

Dirección web de la casa de software: InSoft Ltda.

 

Visitas: 42495